jueves, 8 de septiembre de 2016

Veto a mi Blog. Las cosas inconcebibles de la gente en las Redes Sociales.



La famosas Redes Sociales, lógicamente integradas por personas de una personalidad de lo mas variopinta, que uno pueda imaginar, hace que uno pueda encontrarse, con algunos casos que deben de salir a la luz, al menos para que cada uno pueda sacar libremente sus conclusiones.
Yo nacido y criado en esta bendita tierra de Conquistadores, preciosa por cierto y que se denomina Extremadura, y más concretamente en Badajoz, le tengo un inmenso cariño a la citada tierra y a los que de verdad, se reconocen y se sienten extremeños.
De todos es conocida mi verdadera afición a los blog y a las páginas Web y ambas cosas creo las domino un poquito, pues bien con el único afán de dar a conocer Extremadura, creó un blog con el nombre de  “Conoce a Extremadura y su Gente, por Manuel Murillo Garcia”, cuyo blog esta compuestas de estas secciones e indico el número de arícalos o publicaciones que cada una contiene.
TEMAS
AVES Y CAZA (9)
BADAJOZ (105)
BALNEARIOS (1)
BIOGRAFIA DEL AUTOR (1)
CACERES (40)
CASTILLOS (14)
EXTRA (2)
FOLCLORE (88)
FOTOGRAFÍAS (102)
GASTRONOMIA (7)
GRUPOS MUSICALES (13)
HISTORIA (28)
MONTERIAS (1)
MONUMENTOS (27)
NOTICIAS (64)
PAISAJES (6)
PARAJES Y LUGARES (91)
PERSONAS DESTACADAS EN BADAJOZ (8)
PERSONAS DESTACADAS EN LAS LETRAS (1)
PERSONAS ILUSTRES EN EXTREMADURA (1)
PESCA Y PECES (3)
PORTADA (1)
PUEBLOS DE BADAJOZ (197)
PUEBLOS DE CACERES (244)
VARIOS (70)

Lo que hace una suma de 1.141 (Mil ciento cuarenta y una) Publicaciones, no habiendo en ella ninguna, de temas relacionados con la Política, o temas sociales, que puedan dar lugar a discrepancias.
Poseo un grupo en Facebook casi con las mismas publicaciones denominado “Cosas de mi Extremadura”.
Pues bien, un día, de esos que a uno le da por enredar, encuentro en Facebook un grupo denominado Extremadura, lo miro y efectivamente está compuesto de cosas de Extremadura, en su gran mayoría fotografías.

Entendiendo que entre ese Grupo y el mío no existiría competencia alguna, pues ambos queremos dar a conocer nuestra querida Tierra, pongo un enlace a mi blog, en el citado GRUPO EXTREMADURA, a las pocas horas intento verlo, pero ha sido borrado, lógicamente pensé en algún tipo de error, vuelvo a ponerlo y al día siguiente vuelve a estar borrado, voy por tercera vez y lo pongo y esta vez bajo un mensaje de normas escritas por uno de los Administradores del grupo, le hago un comentario diciendo que lo he puesto. Pues en menos de veinticuatro horas ambas cosas han desaparecido.

¡¡Raro verdad!!

Escribo un mensaje, al Administrador, de la forma más respetuosa posible, pidiendo por favor, fuera tan amable de explicarme el motivo del borrado del enlace a mi blog sobre Extremadura y de mi comentario.
Su contestación
Ningún Administrador lo borra, eso lo hace Facebook de forma automática. A lo que le contesto que soy Informático que llevo administrando blog y páginas Web desde que se creó Facebook y jamás me han borrado nada.
Su nueva contestación es a base de insultos y descalificaciones, que, para no ponerme a su altura, simplemente lo he bloqueado.
Pero hay una cosa que no me cabe en la cabeza, ¿Cómo puede quedar en Extremadura gente así?.
No quiero entrar en descalificaciones hacia él, pues me pondría a su misma altura,  si denota tener una muy baja formacion, pero ese GRUPO de EXTREMADURA, así se llama, tiene cuatro o cinco Administradores, ¿Cómo pueden consentir esto? No creo y de esto no me cabe la menor duda, todos no serán iguales, por respeto no pongo aquí su nombre, pero el resto de Administradores debieran de eliminarlo, si quieren que de verdad su Grupo Extremadura, refleje la verdadera realidad de esta tierra y de su gente.
A ese Grupo EXTREMADURA, como tal, solo le deseo los mayores éxitos.
Manuel Murillo

jueves, 21 de enero de 2016

El altar, puerto de llegada y de partida

Es el lugar donde está el Cuerpo y la Sangre, es navío donde se transportan nuestras intenciones al corazón de Dios. 

¡El altar!...
Es el centro del templo. El templo es un pequeño cielo en la tierra, pero lo que en el templo hay de más celestial y divino, es el altar.


Es el polo más importante de la acción litúrgica por excelencia, la Eucaristía.



El altar es, una cosa excelsa, elevada, no sólo por el lugar elevado que ocupa, sino por las funciones que sobre él se celebran.



Es lecho donde reposa el Cuerpo entregado y la Sangre derramada.



Es atalaya desde donde se divisan los horizontes del mundo, ya que «cuando yo sea levantado de la tierra – dijo Cristo – atraeré a todos hacia mí» (Jn 12, 32).



Es navío por donde se transportan nuestras intenciones al corazón de Dios.



Es faro que ilumina todas las realidades existentes, sin excluir ninguna, en especial las humanas, porque «el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado».



Es pupitre porque en él la Santa Trinidad escribe en nuestras almas las más sublimes palabras de vida eterna.



Es oasis en el que los cansados del camino renuevan las fuerzas: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso» (Mt 11, 28).



Es base de lanzamiento de donde pasa la Víctima divina junto con nuestros sacrificios espirituales al altar del cielo.



Es ágora, punto de encuentro y de contacto de todos los hombres y mujeres que fueron, que son y que serán.



Es puerto de llegada y de partida.



Es mástil y torreta de navío desde donde debe mirarse el camino a recorrer para no errar el rumbo.



Es «fuente de la unidad de la Iglesia y de concordia entre hermanos».



Es cabina de comando desde donde deben tomarse las correctas decisiones para hacer siempre la Voluntad de Dios.



Es clarín que convoca a los que se violentan a sí mismos: «El Reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo conquistan» (Mt 11, 12).



Es bandera desplegada porque abiertamente nos manifiesta todo lo que Dios nos ama y, con toda libertad, nos enseña cómo ser auténticamente libres.



Es ejército en orden de batalla, donde claudican las huestes enemigas.



Es regazo materno, seguro cobijo para el desamparado.



Es encrucijada de todas las lenguas, razas, pueblos, culturas, tiempos y geografías, y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad de toda creencia, porque «por todos murió Cristo» (2 Cor 5, 15).



Es antorcha porque la cruz «mantiene viva la espera … de la resurrección».



Es trampolín que nos lanza a la vida eterna.



Es hogar, horno, brasero, donde obra el Espíritu, «el fuego del altar» (Ap 8, 5).



Es mesa donde se sirve el banquete de los hijos de Dios, por eso se le pone encima mantel. Sobre él, se reitera el milagro de la Última Cena en el Cenáculo de Jerusalén. Se realiza la transubstanciación.



Es «símbolo de Cristo», que fue el sacerdote, la víctima y el altar de su propio sacrificio, como decían San Epifanio y San Cirilo de Alejandría.



Es el Altar vivo del Templo celestial. «El altar de la Santa Iglesia es el mismo Cristo». Es el propiciatorio del mundo. «El misterio del altar llega a su plenitud en Cristo». María está junto a Él.



Es imagen del Cuerpo místico, ya que «Cristo, Cabeza y Maestro, es altar verdadero, también sus miembros y discípulos son altares espirituales, en los que se ofrece a Dios el sacrificio de una vida santa». San Policarpo amonesta a las viudas porque «son el altar de Dios». «¿Qué es el altar de Dios, sino el espíritu de los que viven bien?… Con razón, entonces, el corazón (de los justos) es llamado altar de Dios», enseña San Gregorio Magno.



Es ara. Sobre todo, es ara. Sobre él se perpetúa, a través de los siglos y hasta el fin del mundo, de manera incruenta, el Único sacrificio de la cruz.


Por: P. Carlos M. Buela 

jueves, 24 de diciembre de 2015

Especial Navidad

Hoy solo publicare esta imagen como símbolo de la Paz y el Amor que debe de reinar en todos los hogares del mundo, dejad que Niño Jesús entre en ellos.




sábado, 5 de diciembre de 2015

365 días dulces

Los mejores y deliciosos dulces, siempre tuvieron fama, los realizados en los conventos de religiosas de clausura, mire este vídeo, le encantara.

video


Y como  tras ver el video, se ha quedado con ganas de darle el mordisquito, para pedirlos y ver el catalogo tan variado pulse por favor Aquí, estamos los 365 días del año las 24 horas del día.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Noviembre, mes para meditar

Este mes que nos llena de recuerdos de los seres que ya no podemos ver... 


El día está desapacible....soledad en la Capilla, la luz roja parpadea y tu estás ahí Señor... y yo como siempre estoy frente a ti y no se por qué tengo un sentimiento de melancolía...debe ser el mes de noviembre. Este mes que nos llena de recuerdos de los seres que ya no podemos ver, lugares vacíos, ecos de voces queridas ... que ya no oímos, siluetas y rostros que llevamos en nuestro corazón, pero...que ya no están.

Es el mes en que se habla de la muerte y los crepúsculos tienen una luz mortecina y el viento que va arrancando las hojas de los árboles nos habla de la proximidad del invierno. Si tuviera color le pondríamos un tono gris, serio y formal, con pinceladas de color cobre y oro.....

Es el mes en que el pensamiento de la muerte nos pone inquietos pero solo por unos días pues pronto nos liberamos de este, para seguir, con alegría inconsciente, sumergiéndonos en el bullicio de la vida.

Pensar, meditar en la muerte no nos gusta. No estamos preparados para ello y tan solo nos causa desasosiego. Sabemos que algún día llegará... Tu, Jesús, nos dices: Velad, porque no sabeís ni el día ni la hora. Estad alerta, para no ser sorprendidos.

La muerte ha de llegar, eso no cabe duda, pero tu Señor, nos trajiste la esperanza de la resurrección. Creer en que vamos a resucitar es algo que nos aligera el alma y que en realidad no es la muerte sino una transformación de la propia vida.

Y San Pablo nos dice en su primera carta a los corintios: Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo andan diciendo algunos de entre vosotros que no hay resurrección de muertos?.Si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó y si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe. Pero no, Cristo resucitó de entre los muertos como primicia de los que se durmieron

Esta fe es la que nos alimenta, Señor, y hace que tengamos una esperanza en esa muerte como la puerta hacia la otra vida, hacia la vida eterna.

Pero eso si, ese viaje a la eternidad nos obliga a tener listo "el equipaje", nos hace vivir día a día con el esfuerzo y la voluntad de ser mejores. No podemos despreciar el momento presente para obtener méritos que serán presentados ante tu Juicio, Señor.

Los seres queridos que se fueron nos impelen de mil formas y momentos a que preparemos "ese camino" y ese final de nuestra vida terrena, porque ellos ya saben que el gozo será infinito cuando traspasemos esa temida puerta de la muerte y podamos contemplar el rostro de tu amado Padre, el tuyo , el de tu Santísima Madre y también el de todos los que se nos adelantaron.

Mes de noviembre.... mes para meditar.


Autor: Ma Esther De Ariño